En esta entrada les hablaré sobre un término que cada día se hace más común: «El internet de las cosas». Aunque les parezca un término nuevo, el hombre siempre ha soñado con controlar automáticamente su entorno, películas antiguas pero futuristas aportaron las primeras ideas; fue en 1999 cuando comenzaron a realizare investigaciones asociadas a la relación entre la cotidianidad y la tecnología a través de la red. A partir de allí y conforme el internet se hacía más y más común en la población, comenzaron a crearse dispositivos WI FI que buscaban prescindir del cable para controlar acciones, con el internet de las cosas no solo se controlan esas acciones, se «conectan entre si», por ejemplo, la acción de controlar el inventario de alimentos que hay en el refrigerador y que el mismo realice el pedido a las tiendas cuando algo esta por acabarse. Se han interconectado a través de la red, los sensores integrados en el refrigerador y la tienda en línea del súper mercado. Hoy vivimos en un mundo donde la mayoría de los electrodomésticos de casa pueden ser controlados mediante redes wi fi. Programar horarios para el lavado de ropa, el robot aspiradora, el encendido de las luces, el control a través de dispositivos móviles de la música y las luces en casa ,esta inventado hace mucho tiempo. Gracias al internet de las cosas, hoy podemos disfrutar de comodidades que en otrora serían inimaginables. Su aplicación no tiene límite, en mercadeo por ejemplo; imaginen ustedes la posibilidad de identificar oportunidades de venta cuando la leche está por acabarse, la nevera detecta el desabastecimiento e inmediatamente envía a su celular promociones sobre diferentes marcas de leche que han pautado con el fabricante. Al final con un solo click ustedes podrían abastecerse de leche eligiendo la mejor opción…

Después de esta breve introducción, me imagino que tienen claro por donde se ha propagado la iniciativa de tener el control inhalámbrico de las cosas, pero supongo que ahora se preguntarán, ¿si no es con electrodomésticos cómo más podremos beneficiarnos?. Para traer un ejemplo más cercano, la mayoría de personas en Colombia estamos inscritos en programas de fidelización de clientes con las grandes superficies, antes de hacer una compra nos preguntan el número de identificación para poder acumular puntos que podemos usar más adelante, los datos que comienzan a registrarse a partir de entregar nuestro número de cliente, ofrece al almacén información suficiente para conocer las preferencias e inclusive la forma de vida actual que el comprador esta teniendo, si compró pañales en este mercado y en el anterior también, vale la pena que el almacén envíe al teléfono móvil del comprador información sobre su marca preferida y aportar a las campañas de fidelización de clientes de esa marca, de esa manera el mensaje no sería intruso pues se estaría enviando justo cuando se tiene una intención de compra. Conforme los sistemas operativos de computadores y móviles van avanzando, se han creado nuevas herramientas que basadas en la georeferenciación buscan mezclarse con la identificación de todo tipo de necesidades.

Juan Pablo Bernal
Consultor y desarrollador web
Director en @DIGMAS Producción gráfica digital